Zambayonny – No pude dejar la Paja

Estoy viendo TVR, y «acabo» de escuchar una canción inigualable: Las cosas que dejé, donde retumba en coro: «No pude dejar la Paja» de Zambayonny, me puse a investigar, y esto fue lo que encontré:

Mano

Al parecer Zambayonny es un cantautor, psicólogo, escritor, profeta y pintor de nacionalidad Suiza. Hincha de Olimpo de Bahía Blanca y defensor público del libertinaje y de la Ballena Franca Austral.

Su discografía ya es bastante extensa:

  • La rama puta de la Filosofía o Pensando en voz alta (2004)
  • La pistola de carne (2004)
  • Salita Verde (2004)
  • La pendeja puta que todos llevamos dentro (2005)
  • Milanesa de pija (2006)
  • Salita Negra (2007)
  • Tu palabra contra la mía (2007) [disco oficial]

«Las cosas que dejé» forma parte de su disco «Salita Negra» y como seguramente querrán escucharla, se las dejo a continuación:

Bajate el MP3 a tu PC!

La Letra gracias a Manuel:
Deje de fumar, deje de tomar, deje de joder, deje de de comer de mas, deje de mentir, deje de pedir, deje de putiar y putiar, deje de volar, deje de jugar, deje de confiar, deje de asustar y llorar, deje de reir, deje de apostar, deje de dormir de mas.

Pero no pude dejar la paja, no pude dejar la paja, no pude dejar la paja, no pude dejar la paja, deje de salir, deje de viajar, deje la obsesión, deje de pensar de mas, deje de arriesgar, deje de correr, deje de volver a empezar, deje de soñar, deje de brindar, deje de entender, deje de probar para ver, deje de pelar, deje de peliar, deje de coger por coger.

Pero no pude dejar la paja, no pude dejar la paja, no pude dejar la paja, no pude dejar la paja, deje de votar para el carajo, de llegar tarde al trabajo, de cruzar por la mitad, deje de mezclar vino con sandía, de trompearme por poesías, y olvidarme de ahorrar, deje de prejuzgar a pelotudos, y de mirarles el culo absolutamente a todas, deje de masticarme las uñas
de mostrarme la furia, de colarme en las colas, deje a invitar a mi casa a cualquier puta que pasa, deje de prometer, deje de defender lo indefendible, de invertir en imposibles
y de hacer amigos en el tren, deje de negociar con el absurdo, de las 10 horas de fútbol, de voletiar al pasado, deje de maldecir a la suerte, de entenderle a la muerte
y de abusar del helado.

Pero no pude dejar la paja
no pude dejar la paja
no pude dejar la paja
no pude dejar la paja
no pude dejar la paja

No pude dejar la pajaaaa….

También de la Wikipedia:

El Dr. Zambayonny llegó a los nueve años a la Argentina, procedente de su país natal Suiza. Había arribado a la Argentina junto a sus padres y su hermana en un crucero de placer que había hecho escala dos veces en Brasil y que tenía destino final en Puerto Madryn antes de regresar a Europa. A poco de llegar a las costas argentinas, sus progenitores quedan maravillados por la belleza del sur argentino y deciden entonces radicarse en el país. El pequeño Zambayonny insulta por primera vez en suelo argentino al enterarse de la noticia.

Buscando el clima perfecto la familia se muda varias veces de ciudad en las que se cuentan Puerto Madryn, Bariloche, Esquel, Bahía Blanca, Médanos, Rosario, Mendoza e Iguazú recalando definitivamente en Capital Federal donde Zambayonny comienza sus estudios de Psicología a poco de llegar. Sin duda el origen de este «cantor del alma» como él mismo se hacía llamar en sus comienzos artísticos, se remonta a esa época de juventud cuando culmina la carrera de Psicología y comienza a trabajar en su pequeño estudio de la calle Ayacucho al 1100. En ese entonces y aunque aún estaba lejos de la música, ya su cabeza comenzaba a tomar apuntes del mundo que luego volcaría en estrofas esclarecedoras. A poco de recibirse con un promedio de 9,16 (ese 16 al Dr. Zambayonny siempre le llamó mucho la atención) comenzó a trabajar en un hospital público y dos años más tarde puso su propio consultorio el cual compartía con un nefrólogo gay, con el que luego la prensa amarilla lo relacionaría sentimentalmente. Atento al escándalo se muda a Bahía Blanca y por el lapso de siete años se aboca a la terapia de extranjeros que no se adaptaban a la Argentina, aprovechando su propia experiencia. Como profesional de las ciencias se puede determinar que obtuvo éxito y renombre, que según sus dichos «no son la misma cosa». Atendía a más de 10 pacientes por día, en su mayoría inmigrantes, pero también a abogados poderosos, mandatarios en peligro, divorciadas lésbicas y entre toda esa gente a un músico demodé que le ofreció pagarle la terapia con clases de guitarra. De este músico se perdió el rastro aunque dicen que era un conocido disk jockey, poeta y actor.

En el presente Zamba se encuentra realizando presentaciones todos los martes en el bar Cava 71 de la ciudad de Buenos Aires. El músico también se halla terminando una novela para la cual busca editorial.

Su web Oficial

¿Te sentis identificado con la canción? Jaja. Agregá lo que quieras!

33
¿Qué opinas? deja un comentario

0 Personas participando
Más Recientes Más viejos Más votados



33
¿Qué opinas? deja un comentario

Más Recientes Más viejos Más votados
Mazcue
Logo