Domainers – Amor y Odio

Domainers - Amor y Odio

Anoche, mientras nos conocíamos con un grupo de colegas Bloggers y Twitteros en la ciudad de Rosario, con motivo del evento auto-motivado #RosarioEnMayo, surgió el tema «Domainers«, aquellas personas que dedican parte de su tiempo (hay quienes lo hacen full time) a registrar dominios de forma «especulativa» para lucrar con su posterior venta a un precio varias veces superior (hay casos millonarios), y para mi asombro, la mayoría expresó su Odio para con ellos, aludiendo válidos motivos, como los que detallo a continuación:

  • Odio a los Domainers, porque hay veces que uno quiere utilizar un dominio para una buena causa (llevar a cabo una idea) y se ve limitado a realizarla porque no dispone del mismo, dado que un «Domainer» ya lo ha comprado, y sin darle un uso, lo ha puesto a la venta a un precio tan elevado que me es imposible adquirirlo.
  • Odio a los Domainers, porque realizan una práctica que yo considero antiética, dado que la especulación sobre un nombre de dominio me parece una aberración que perjudica a quienes quieren darle un real uso y destino a esa URL, y no puede hacerlo.
  • Un caso en particular: «yo quise registrar mi apellido en un .com.ar (NIC.ar) y ya estaba registrada, lo peor fue que me pidieron 3.000 dólares por el mismo«, (en Argentina el registro de dominios es gratuito); lo cómico de este caso es que el apellido es utilizado comúnmente para identificar a un «cereal, oleaginosa», y por dicho motivo fue que se especuló sobre el mismo, aunque sin dudas 3k dólares es abusivo.

Sin embargo, una minoría (digamos que eramos 20 personas en total, pero 3 de ellas estuvieron a favor de los Domainers) defendió la práctica y el accionar de los Domainers, aduciendo los siguientes motivos:

  • Es un accionar lícito, al menos en la Argentina, que puede ser tomado como cualquier otro trabajo, dado que el Domainer debe ser lo suficientemente astuto como para anticiparse a un tema que puede ser planteado, debatido o investigado en un futuro (cercano o lejano).
  • Para el caso de los .com, y el resto de dominios pagos, el Domainer arriesga su dinero, «invirtiendo» en un dominio porque especula que puede ser vendido a un precio mayor, sin embargo, la mayoría de las veces dicha venta no se concreta, o lo hace varios años mas tarde, cuando el Domainer ya debió desembolsar una importante suma (Dominio, Hosting, etc.).
  • Es como cualquier otra actividad, uno persigue un fin de lucro, y mientras en la Argentina no esté prohibido, será lícito y viable.

Mi opinión personal: Yo no veo a los Domainers como unos delincuentes, porque entiendo que el registro de los dominios lo hacen con el objetivo de obtener una ganancia, sin la intención de perjudicar a quien posteriormente estuviera interesado en dicho dominio. Con esto me refiero a que realizan el registro de buena fe, arriesgando unos cuantos dólares en un negocio especulativo con altos margenes de fracaso.

Sin embargo, cuando un Domainer registra un dominio sabiendo que existe una empresa, marca, actividad o entidad relacionada al mismo, y pretende utilizar dicha vía para incrementar el valor de tal, creo que se trata de una actividad abusiva, que debería ser revertida a través de algún organismo (Derechos de Propiedad, intelectual o autoría), y hasta quien sabe, penada por la ley.

El tema es bastante subjetivo, y sin dudas muchos de ustedes tiene otros motivos a favor y en contra de esta actividad.

¿Qué opinan?

10
¿Qué opinas? deja un comentario

0 Personas participando
Más Recientes Más viejos Más votados



10
¿Qué opinas? deja un comentario

Más Recientes Más viejos Más votados
Mazcue
Logo