Guía de mantenimiento para bombas autoaspirantes

Las bombas autoaspirantes son un modelo muy utilizado para el tratamiento de aguas residuales, la succión y el bombeo de aguas arenosas o de canteras o el trasvase y dosificación de fluidos en la industria química o alimentaria.

Su bajo coste de mantenimiento es una de las grandes ventajas de estas bombas industriales, aunque, como cualquier equipo, requieren de algunas medidas básicas para asegurar su óptimo funcionamiento. En esta pequeña guía te contamos todas las claves a tener en cuenta para lograrlo.

Bombas autoaspirantes para usos industriales

¿Qué diferencia a las bombas autoaspirantes de otros modelos de bombas industriales? Estos equipos funcionan mediante el principio de autocebado, que permite una vez que el fluido entre en el cuerpo de la bomba, esta se active de forma inmediata, sin que la presencia de aire suponga un problema.

Dentro del ámbito industrial, las bombas autoaspirantes más populares actualmente son las bombas peristálticas y las bombas centrífugas autoaspirantes, que puedes encontrar en Bombas Boyser. Estas últimas resultan un modelo muy indicado para la succión y bombeo de agua a grandes profundidades, por ejemplo. Las bombas peristálticas, por su parte, destacan por su versatilidad, con infinidad de aplicaciones en la industria química y cosmética, la enología o la industria alimentaria, entre otros sectores.

Mantenimiento de bombas autoaspirantes

  • Para asegurar una larga vida útil de la bomba, es fundamental seguir a rajatabla las especificaciones técnicas del fabricante, sin superar en ningún caso su presión nominal, velocidad o temperatura máxima.
  • Desde el punto de vista de su operación, es importante tener en cuenta que las bombas autoaspirantes no son aptas para el bombeo o la dosificación de gases ni medios sólidos, aunque algunos modelos sí son capaces de trabajar con fluidos viscosos, que contengan aire o partículas en suspensión.
  • Las bombas autoaspirantes no pueden operar en seco y nunca deben ser activadas con la válvula de descarga cerrada.
  • Los rodillos y tubos de las bombas autoaspirantes, vienen lubricados de fábrica, por lo que simplemente debemos comprobar su estado teniendo en cuenta el número de horas de operación indicadas por el fabricante.

    En el caso del reductor, normalmente la lubricación es permanente, aunque en algunos modelos pueden precisar un cambio de aceite a intervalos regulares, según el manual de mantenimiento.

  • Dentro de las bombas peristálticas diseñadas para altas presiones y grandes caudales, es necesario asegurarse de que el nivel de lubricante dentro del cuerpo de la bomba se mantiene al nivel adecuado. Esta comprobación puede realizarse de forma sencilla, mediante la ventana de inspección instalada en la tapa frontal.
  • Al carecer de válvulas o cierres mecánicos, en una bomba peristáltica como la que puedes encontrar en Bombas Boyser, la única pieza susceptible de rotura o deterioro es la manguera, lo que reduce considerablemente sus costes de mantenimiento respecto a otras bombas industriales.

    El proceso de sustitución de la manguera puede realizarse de forma rápida y sencilla, ya que su diseño permite acceder fácilmente al interior del cuerpo de la bomba desmontando la tapa frontal.

Si estás pensando en modernizar tu negocio y quieres apostar por la tecnología de las bombas autoaspirantes, no dudes en solicitar asesoramiento profesional a tu fabricante de bombas peristálticas o bombas industriales sobre el modelo más adecuado en función de la presión, caudal de trabajo y demás especificaciones técnicas propias de tu actividad particular.

¿Qué opinas? deja un comentario



¿Qué opinas? deja un comentario

Mazcue
Logo