Nada malo en el corazón de Oberto

Fabricio Oberto

Todos los titulares de las noticias lo están diciendo: «Fabricio Oberto se retira del Basketball por una condición en su corazón«.

Las constantes palpitaciones en su corazón que ya le habían hecho perder partidos, y que le hicieron someterse a una operación entre temporadas es la señalada como responsable del retiro de Fabricio. En el anuncio oficial del retiro de Fabricio Oberto, se dice que es causada por esta condición preexistente en el corazón de Fabricio.
Ahora bien, si nos ponemos a ver un poco sobre la condición preexistente en el corazón de Fabricio debería decir que no encuentro nada malo en el corazón de Oberto. Todo lo contrario. Está el corazón de un campeón. Está el corazón de un tipo que supo remarla durante años y años en el mejor nivel del básquet mundial; siendo una de las primeras figuras en la que derivó en ser la generación dorada del básquetbol argentino.

¿Quién puede decir que algo anda mal en el corazón de alguien que a los 19 años ya era la figura de un Atenas campeón de liga y campeón Panamericano?

¿Quién puede decir que algo anda mal en el corazón de alguien que se fue a España a ser figura y sacar campeón al TAU Cerámica tanto de la liga española como de la Copa del Rey, en un año en el que además fue marcado como el pivote titular del equipo que derrotó por primera vez al Dream Team?

¿Quién puede decir que algo anda mal en el corazón de un tipo que tiene colgada una medalla de oro olímpica, una medalla de bronce, una plata mundialista?

¿Quién puede decir que algo anda mal en el corazón de un tipo que tiene un anillo de campeón de la NBA, y que además lo logró como pivote titular del San Antonio campeón, y jugando al lado de su amigo Manu Ginóbili?

Pero mucho más allá… ¿quién puede decir que algo anda mal en el corazón de un tipo como Fabricio del que ningún compañero ni ningún rival alguna vez han podido decir nada malo?

¿Quién puede decir que algo anda mal en el corazón de un tipo que se conecta seguido con sus fans a través de su propio programa donde habla de todo menos basket y de un tipo que teniendo casi 400.000 followers en Twitter se toma el tiempo de contestarte?

¿Quién puede decir que algo anda mal en el corazón de un tipo que según palabras de RC Buford (Manager General de los Spurs): «One of the greatest competitors in international basketball history.» (Es uno de los mejores competidores de la historia del básquetbol internacional).?

¿Quién puede decir que algo anda mal en el Corazón de Fabricio Oberto, si el mismo RC Buford dice que Fabricio era el verdadero líder de la era dorada del basket Argentino?

¿Quién puede decir que algo anda mal en el Corazón de Fabricio Oberto si aún no siendo el mejor jugador, era siempre el mejor compañero de equipo? (También dicho por Buford).

¿Quién puede decir que algo anda mal en el corazón de alguien a quien Manu Ginóbili le dice «Además de gran tipo y compañero, campeón de LNB, Liga Sudam, Copa del Rey, ACB, ULEB Cup, Olímpico y de NBA! Casi nada…»?

¿Quién puede decir que algo anda mal en el corazón de un jugador que al retirarse recibe todos los mensajes de apoyo que él está recibiendo. Y que el mundo del básquet está con él?

Y finalmente… y más importante aún… ¿Quién puede decir que algo anda mal en el corazón de Fabricio Oberto si eligió priorizar su familia y su salud, para poder disfrutar todo lo bueno que ha cosechado con su talento, su esfuerzo y su corazón de campeón?

Gracias Fabricio por tantas alegrías, gracias Fabricio por tanto basket.

Y el mayor de los éxitos en lo que sigue…

Te merecés el cariño de tus seguidores y de toda la gente del basquet.

Guillermo «Pulpo» Paz

¿Qué opinas? deja un comentario



¿Qué opinas? deja un comentario

Mazcue
Logo