NBA – «Nunca subestimes el corazón de un campeón»

Con esa frase el gran técnico de los Houston Rockets campeones del ´94 hizo sus declaraciones al recibir el trofeo repitiendo el campeonato en 1995, luego de haber finalizado la temporada regular en el sexto lugar de su conferencia e ir superando uno a uno los rivales y los obstáculos para poder volver a gritar campeones.

¿Tendrá algo que ver esta frase con los San Antonio Spurs de Gregg Popovich, Tim Duncan, Manu Ginobili y Tony Parker?

Por lo pronto, hay varias similitudes:

1- Robert Horry forma parte de ambos planteles:

Sus primeros dos anillos de campeón los consiguió en 1994 y 1995 con los Rockets. Los dos últimos que tiene, los obtuvo con los Spurs.
Además, el bueno de Big Shot Bob (Tiro Importante Bob), es el jugador con más presencias en postemporada y el jugador con más anillos de campeón en actividad.

2- Los dos equipos estuvieron al borde de la eliminación:

Sin embargo, con gran corazón se sobrepusieron.
Esta vez los Spurs de San Antonio lograron una victoria de punta a punta 99 a 80 frente a New Orleans Hornets para igualar la serie y forzar el séptimo partido para el próximo lunes.

3- La prensa los dio por acabados:

La prensa especializada ya estaba diciendo que los Spurs estaban acabados por viejos: Volvemos a la frase de Rudy Tomjanovich: «Nunca subestimes el corazón de un campeón»

Cómo fue este partido: Spur de punta a punta.

El primer cuarto, 36 a 24, a la primera mitad llegaron 58 a 51, terminaron el tercer cuarto (donde hasta ahora se han definido los 6 juegos de la serie) 78 a 63; para cerrar el juego 99 a 80.

Manu y Fabricio Oberto arrancaron el partido y en los primeros minutos Fabricio ya acumulaba 3 asistencias y 2 puntos, completó su planilla final con 4 puntos, rebotes y asistencias; y todos los intangibles que siempre aporta.
Manu por su parte fue, junto a Ime Udoka las grandes figuras del partido.
Manu con 25 puntos en 33 minutos, y 6 de 9 en triples, fue el goleadro del partido.

Ime Udoka, con sus 13 puntos, aunque no suene tan extraordinario, tuvo exactamente lo que venía necesitando San Antonio, una muy sólida participación de la banca. con Ginobili en el quinteto inicial, faltaba esa chispa que entrara a los 6 ó 7 minutos. Esta vez fue Ime, quien no falló un solo tiro, yendo 3 de 3 en triples, 5 de 5 en la cancha y sólo fallando un tiro libre que intentó.

Bruce Bowen hizo su tradicional marca asfixiante sobre Peja Stojakovic, quien anotó 13 puntos, 6 por debajo de su promedio normal de la temporada.

Tim Duncan tuvo otro sólido partido con 20 puntos, 15 rebotes y 6 asistencias. Para cualquiera es un juego supremo, pero si hablamos de Duncan, no se acerca ni a sus mejores 50 partidos. Lo que es acostumbrarse a ver al mejor Power Forward (Ala Pivote) de la historia de la NBA, ¿no?

Tony Parker aprovechó su velocidad y estuvo muy activo en ataque, aunque no logró entrar tanto en ritmo y su aporte no fue tan crucial como en las dos victorias anteriores de los Spurs, esta vez, 15 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias en 30 minutos de juego.

Todos los jugadores de los San Antonio Spurs vieron acción de juego, incluso Matt Bonner, un calentador de asientos durante toda la postemporada hasta hoy, donde vio casi seis minutos de acción y convirtió 4 puntos.

Por el lado de los New Orleans Hornets, pareció pesarles la posibilidad de eliminar al campeón defensor, y solamente hicieron acto de presencia algunos jugadores; entre ellos Chris Paul, con 21 puntos, 8 asistencias y 6 rebotes, y confirmando cada día por qué fue elegido el mejor base armador del año.

Luego poco más. David West, que había sido una fiera en el juego 5 con sus 38 puntos, esta vez fue reducido a un quejoso de rol secundario. 10 puntos, 6 rebotes, 4 faltas y una falta técnica. Además, se retiró tras complicarse una lesión que arrastra de su espalda, en un choque en el cuarto final con Robert Horry. Habrá que seguir su estado para el juego 7.

Peja Stojakovic con 13 puntos, soñará con Bruce Bowen y su marca a presión.
Tyson Chandler marcó 14 puntos y bajó 6 rebotes.
No habrá tenido una gran noche, pero se lleva los aplausos por las volcadas más espectaculares del partido, una luego de alley oop con Chris Paul, y otra tras un pase de sobrepique del mismo base que remató con un martillazo a dos manos digno de poster.

Luego poco más. La banca convirtió 19 puntos, contra los 29 de los Spurs, y Mo Peterson fue una sombra de jugador, y en sus 21 minutos logró apenas 3 puntos y un 20% de efectividad de cancha.

Spurs

Ahora nos queda el próximo lunes el juego 7 en cancha de los New Orleans Hornets.
Hay que ver cómo se encuentra en esa situación el corazón del campeón…

Por lo pronto… no habrá que subestimarlos.

¿Qué opinas? deja un comentario



¿Qué opinas? deja un comentario

Mazcue
Logo