Pororoca – Surfeando el Amazonas!

Ayer quedé perplejo cuando vi que unos surfers disfrutaban de unas olas, pero estas eran diferentes, no eran de un mar azul, eran de un Río marrón (por los sedimentos en su cauce) y lo más extraño, olas que no rompían, que seguían formadas durante mucho tiempo y que no eran producidas por ningún medio mecánico. Asombroso!.

pororoca

Hoy me puse a investigar un poco, y me resultó algo difícil porque ayer no pude escuchar el lugar donde se formaban ni la causa por la cual se creaba tan extraordinario espectáculo de la Naturaleza.

Por suerte, luego de buscar un rato en el querido Google, encontré un blog de un colega Europeo (El Blog de Gui) que lo mencionaba en uno de sus Post. Y de allí saque la siguiente información: (también la encontré en la enciclopedia Wikipedia):

«Hace ya algunos años, aunque no muchos, el waterman brasileño Picuruta Salazar entraba el libro guinness de los records al surfear una ola durante 37 minutos a una velocidad aproximada de 30 kilómetros por hora. Esa ola era llamada «Ola Tidal», una ola de marea, un fenómeno que se forma unas dos veces al año con las mayores mareas de la temporada y que ocurre al entrar el mar con fuerza por el estuario del río, en este caso el Amazonas. La ola se llama Pororoca, que en idioma guaraní significa «gran estruendo».

El que este oleaje dure tanto tiempo en avanzar es una consecuencia del enorme caudal del río Amazonas: las aguas de este río (más de 100.000 metros cúbicos por segundo) ocasionan que el agua marina rompa formando olas sobre ellas, pero estas olas se asimilan mucho unas a otras por el desplazamiento inferior de las aguas fluviales en sentido inverso, lo que se traduce en una fuerte oposición entre ambas, oposición que es la causante del estruendo.

Para que este fenómeno natural se produzca tienen que concurrir varios factores: las fases de Luna Llena o Luna Nueva, que dan paso a la subida de las mareas, las corrientes marinas y la oposición del océano sobre el río.

Las olas sucesivas de color marrón, que se adentran decenas de kilómetros río arriba y alcanzan en ocasiones hasta cuatro metros de altura en algunos puntos estrechos y encerrados de las orillas.

Los habitantes ribereños se preparan durante casi todo el año para tratar de minimizar los efectos indeseables del fenómeno, y a los niños se les prepara desde muy pequeños para estar alerta durante esos días (se presenta a la pororoca como a un monstruo que ruge de forma aterradora), aunque también tiene efectos positivos, ya que debido a esta lucha del río con el océano, la pesca en las riberas resulta mucho más importante, con especies tanto marinas como fluviales.»

Te invito a que veas un Trailer patrocinado por RedBull donde un par de surfers realizan el sueño de sus vidas al subirse a estas magnificas olas.

7
¿Qué opinas? deja un comentario

0 Personas participando
Más Recientes Más viejos Más votados



7
¿Qué opinas? deja un comentario

Más Recientes Más viejos Más votados
Mazcue
Logo