Aceites naturales para tu piel

Existen muchas formas de cuidar nuestra piel, así como también infinidad de productos en el mercado de los cuales algunos, como los aceites, pareciera muchas veces están mal vistos o prefieren evitarlo algunas personas por creerse que producen exceso de oleosidad en la piel o producir acné.

Esto ha pasado a ser mítico en estos tiempos ya que con los avances en investigaciones acerca de las propiedades de cada producto se concluye que los aceites son necesarios y muy beneficiosos para nuestra piel, dejándola hidratada, tersa y vital; es decir dando vida y luminosidad.

Otra buena característica de los aceites naturales es que no producen irritación.

¿Cómo elegirlos?

Un dato importante a tener en cuenta a la hora de elegir aceites, es saber de antemano el tipo de piel que tenemos para así utilizar productos correspondientes a la misma.

Si tenemos una piel demasiado acneica, con exceso de producción de sebo en general, será conveniente no excederse en el uso de ningún producto ni aceites pesados.

Existen muchos tipos de aceites que puedes usar y que no te provocarán grasitud ni acné. Uno de los fundamentales para estos casos, es el aceite de jojoba y el de rosa mosqueta, ¿Porqué? regulan la secreción sebácea, hidratan y regeneran pieles dañadas por el acné.

Los aceites son ideales y muy necesarios para la piel, sus principales funciones son, como mencionamos anteriormente, las de mantener la hidratación durante el día, principalmente en temporadas de mucho frío. Dan vitalidad, nutrición y muchos actúan además como antioxidantes.

Aceites naturales para tu piel

¿Cómo debo conservarlos?

Es muy importante la forma en que conservas tus cosméticos en general, principalmente debes tener en cuenta el lugar en donde los colocas. Por ejemplo, mantenerlos fuera del calor es esencial. En muchas de las etiquetas de los productos que compres podrás notar que la mayoría coinciden en informarte o advertirte que los conserves en lugares frescos y secos.

Otra opción es mantenerlos en frascos de vidrio.

No dejes los recipientes abiertos, esto puede alterar el principio activo del producto y podría afectar la eficacia de su acción.

¿Cómo los utilizo?

La mejor forma de utilización es usando un vertedor que regule la cantidad necesaria, así evitar excederse en cantidad ni desperdiciar.

Puedes colocar unas gotas en la zona “T” del rostro, y desde ahí esparcirlo, siempre de manera ascendente, llevando los dedos desde el centro de tu rostro hacia los lados. Procura no presionar, y utilizar las yemas de los dedos en forma circular.

Otra opción es mezclar unas gotas en el humectante que vas a utilizar, o bien usar el aceite previo al mismo.

Evita siempre el contacto con los ojos. En caso de estar utilizando algún serum, procura no utilizar ambos productos: se recomienda que elijas entre uno de los dos.

¿Propiedades?

Tenemos un sinfín de propiedades en cada uno, y siempre hay una o varias que se destacan más en unos que en otros.

Tenemos a uno de los más demandados actualmente como lo es el Aceite de Coco: anti-bacteriano y suaviza la piel y el cabello.

Otros:
Aceite de almendras dulces: hidrata, suaviza y tiene un exquisito aroma.
Aceite de Argán: excelente antioxidante, por lo tanto también es anti-age.
Aceite de manzanilla: calmante, suavizante y anti-inflamatoria.

Cuéntanos, ¿Cuáles utilizas de forma diaria? ¿Cuál recomiendas para determinados casos? ¿Utilizas alguna técnica en particular que te brinda buenos resultados? Deja un comentario y compártelo con nosotros!

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Mazcue

      Send this to a friend