Características de los Millennials – La generación Y

La generación del “nuevo” milenio abarcaría los años entre 1981 y 1999, y con el pasar del tiempo se ha visto caracterizada por su poder de adaptación a todo lo nuevo, y a los cambios de paradigmas sociales y culturales sufridos debido a la amplia cantidad de transformaciones que ha tenido que atravesar.

Primeramente hablamos de la rapidez de los avances tecnológicos. Un millennial tuvo la oportunidad de disfrutar la música en cassettes de cinta, las películas en VHS, el uso de walkmans, reproductores de cds portátiles, e incluso algunos hasta el tocadiscos. Ni hablar de las llamadas por teléfonos fijos para acordar cita con sus amigos, o el uso de disquetes en computadora, cd’s, usbs y muchas otras formas de almacenamiento de las que tuvieron que adaptarse en el tiempo.

Es por estas y muchas más razones por las que un millennial tiene la forma de relacionarse y dirigirse al mundo de manera más rápida, comprensiva y con mayor apertura mental; lo cual también va de la mano de todas las luchas sociales que han generado y que se sostienen por el cambio de pensamiento, y por aceptar más fácilmente las diversidades.

Y si de diversidades hablamos, referimos a esto en lo cultural y social y en las actividades mismas de cada día y de cosas tan corrientes como el trabajo, el cual para esta generación puede ir cambiando cuando les sea necesario y no tener que someterse a lo rutinario.

Muchas de las luchas que se han visto caracterizadas por estas generaciones han contribuido a la aceptación de todos como iguales pero diferentes. Esto es, promover que toda la sociedad acepte la diversidad, que acepte lo que cada uno elija ser, sin tapujos. Parece ser una obviedad decir esto pero en verdad ha sido una lucha de años que no ha resultado fácil, y que aún a día de hoy continúa.

Por otro lado, una de las características notorias es la de la intolerancia y el verse afectados emocionalmente por cuestiones sensibilizantes para ellos: ante lo que no les parezca justo, reaccionaran. Esta generación es la de no silenciarse más, es la de hablar de lo que les molesta y la de derribar de una vez viejas costumbres y formas de pensamiento que han resultado insalubres y poco beneficiosas para el ser humano, principalmente para la mujer.

A continuación haremos una breve lista de algunas de las formas de vida y de pensamiento que ha adoptado la generación Y, y con las cuales seguramente te sientes familiarizado si perteneces a ella.

1 – Lo digital

  • Estar siempre conectados, principalmente desde celulares
  • Uso de laptops, ebooks
  • La abundancia de información
  • Cuentas en diversas redes sociales
  • Tomar fotografías de todo, y principalmente de uno mismo: las llamadas “selfies”

2 – La libre opinión
Todos pueden opinar sin ser “censurados”.

Podríamos decir que sin este punto nada hubiese podido ser de otra manera. La libertad para poder expresarnos es básica para el crecimiento, tanto colectivo como individual.

3 – Lucha por situaciones sociales

  • Aborto legal, seguro y gratuito
  • Universidades publicas
  • Separar la iglesia del estado
  • La no matanza de animales
  • Ley que multe o lleve a la cárcel el maltrato animal
  • La no contaminación ambiental
  • Derecho por la igualdad de géneros
  • Lucha en contra de la violencia de géneros
  • Violencia y abuso de autoridades
  • Feminismo
  • Campañas para impedir el abuso en niños
  • Apostasía
  • Matrimonio gay legal
  • Adopción de niños por parte de parejas gay
  • Lucha por impedir el uso de agroquímicos

4 – Vida sana

  • Deportes
  • Clases de baile
  • Vegetarianismo o veganismo
  • Alimentación orgánica
  • Alimentos sin contenido de gluten (comúnmente celiacos)
  • Alimentos sin contenido de azucares(comúnmente diabéticos)

5 – No casarse / No tener hijos
Pareciera que una no es sin la otra. Antiguamente si una chica quedaba embarazada inmediatamente debía casarse; o si una pareja se casaba, pronto habría que tener un hijo porque así son las reglas. Esto está impuesto de generación en generación, y pareciese que porque nuestros padres lo hicieron, nosotros debemos hacerlo también. Actualmente no es tan así.

El ser humano pareciera una maquina programada para repetir historias y es precisamente en estos tiempos en que esta idea ha sido un tanto derribada, pero no extinta. Hoy un joven pretende primeramente realizarse a si mismo en su trabajo, su economía, y disfrutar de su libertad, de sus tiempos y sus gustos. Por ende el hecho de tener hijos podría llevarlo a tener que abandonar todo ello.

En el caso del casamiento, sucede que ya podríamos decir que esta más borrada la idea de firmar ciertos papeles para creer que de esta forma perduraremos toda una vida al lado de nuestra persona amada. Por fortuna muchos podemos ver claramente que no depende en absoluto de ello y que de esta forma estaríamos solo siguiendo estándares y dando el gusto a personas conservadoras, y hasta pareciera que lo hiciésemos como una especie de “ritual” necesario.

Podríamos decir que “el sueño de la princesa de blanco y su príncipe” va caducando.

6 – La no dependencia económica
No sucede en todos los casos, pero es algo que busca el joven de hoy. En principio sabe que tiene la posibilidad de trabajar, especialmente en el caso de las mujeres. Además, la situación económica que cada vez es más complicada y por ende debe reforzar la sustentabilidad como sea.

Sabe que valerse por si mismo es importante, y aunque cueste lo que cueste puede llegar a lograr sus objetivos, sin depender de nadie.

7 – El desapego
Referimos esto respecto de que tiene la costumbre de no aferrarse demasiado a sus seres queridos. De todas formas, detrás de esto también puede esconderse una forma de verse en soledad y tras la cual poder victimizarse para tener un motivo de queja, o hacer notar a otros que se puede solo.

Por otro lado, la resignación ante el mito de que ya no existe pareja fiable, y que el amor pareciera irse rápidamente.

8 – EL no romanticismo –incapacidad de amar-
Muy de la mano del punto anterior. Refiere a la desesperanza que tienen muchos jóvenes respecto del amor, que pareciera se evapora rápidamente. Y es que en tiempos de no tolerancia es evidente, y más aun si hablamos de la costumbre a los cambios.

También es un motivo para creer que pronto algo nuevo se presentara y podremos tachar tal vez aquello que no supimos manejar, y en muchos casos por lo que no nos jugamos lo suficiente.

Ante esto también es notorio que prevalece la atención sobre uno mismo. Muy evidente en redes sociales cuando vemos la cantidad de fotografías que cada persona se toma de si misma para obtener un “pulgar hacia arriba” y así levantar estimas.

Hay una gran confusión entre lo que significa el verdadero amor propio, el ego y la falsa apariencia.

9 – El exceso de creencias espirituales y la errónea interpretación de estas
Estas creencias actúan como tips esperanzadores en muchas personas. Es una manera de sobrellevar la vida, y la situación de cada uno.

En cierta forma si este efecto es beneficioso para la persona, sera bienvenido. Incluso se conocen casos de personas que gracias a estas creencias pudieron salir de graves enfermedades o de situaciones familiares o laborales delicadas; pero lo triste de la situación y su lado más oscuro es cuando no se saben interpretar correctamente, y cuando hay un exceso de creencia al punto de cegar la realidad.

Hay muchas personas que pregonan diariamente de forma repetitiva y constante como si fuese un eslogan, o una serie de frases “positivas”, y van con ello intentando convencer a quienes no coincidan o tengan opiniones y formas de vivir diferente.

10 – Mayor porcentaje de agnósticos respecto de las religiones
En contraposición al punto anterior, también sucede que muchos jóvenes han dejado de seguir y creer en la religión como una forma de sustentabilidad espiritual.

También, como nunca había sucedido antes en la historia, se ha visto en varios países filas de personas en iglesias para darse de baja y separarse de la misma, mayormente de la religión católica.

Muchos de los jóvenes están hoy en contra de la iglesia y de que ésta esté sustentada por el estado, más allá de haber sido bautizados desde niños (algo que por razones obvias se ha hecho sin nuestro consentimiento). Por eso hoy se decide salir de ellos y se lleva a cabo de una manera muy simple llamada “apostasía“: una renuncia a las viejas creencias religiosas.

11 – Creencia de que ésta es y será la única generación que hizo o logrará cambios sociales, y que perduraran para siempre

Esperamos te haya gustado nuestra nota.
No dudes en compartir y dejarnos tu opinión.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Mazcue
      Logo

      Send this to a friend